¿Héroes o cobardes?


¿Héroes o cobardes?


Y es que todos llevamos dentro
un héroe y un cobarde.

Los dos saben nuestros miedos,
y los dos trabajan con fuerzas iguales.
Es un pulso diario
entre bríos y debilidades,
¿Quién grita más alto?
¿Quién consigue el tanto?
¿Quién gana el asalto?

Ciegos de pasión o de interrogantes,
luchadores o inoperantes,
sin corazas o en refugios paralizantes.
Nuestras acciones trabajan
con martilleo contante,
esculpiendo a veces villanos
y otras valientes,
y al final sale el hombre,
en unas cosas enano,
y en otras gigante.


¿Semillas de sabiduría?

Semillas de sabiduria



Viento de ideas, llenas de espacio enriquecido
edificios invisibles
y ciudades nuevas,
se construyeron dentro,
con lo que vino de fuera.

Allí en la atmósfera privilegiada,
en la que a manos llenas se entregaron semillas, semillas mágicas,
semillas de oro fino de intimidades abiertas,
y al oír palabras,
de galaxias ignotas,
se levantaron casas, gabinetes, cabañas,
se derrumbaron muros, paredes, murallas.

El lenguaje se hizo líquido,
se convirtió en agua,
y cada mente, húmeda de palabras,
hizo un viaje hondo, lejos...

Allí donde la sabiduría,
se hizo brisa suave y pequeña,
allí se abrieron ventanas,
y entraron diminutas semillas
con horizontes nuevos,
que no habían sido
antes descubiertos.

Verano


Verano

Y se remangó primavera,
y amaneció verano.
Se descalzó las nubes
y extendió grano a grano
arena, caliente y seca.

Con mirada serena
se puso a olvidar
preocupaciones conocidas y otras secretas,
hizo caminos...  paseos largos,
desanudó cansancios,
y se presentó, verano explícito.

Lanzó entre las olas viento sur,
al horizonte, al cielo, al mar, a tus pupilas...
los llenó de azul.
En las horas de siesta,
se metió por rendijas,
de ventanas, de almas
y cada día verano,
con su calor,
ganas de fiesta.

Jugando con niños,
hizo castillos, puentes, y columpios,
Se enredó en melenas, colas y flequillos,
decoró con pecas,
manos, caras, brazos, piernas
de mujeres, hombres, chiquillos...

Sacó de su baúl,
las noches serenas,
de calor sin chaqueta,
de chal de seda.
De tabaco tranquilo,
De humo que no molesta.
Y preparó cada mañana,
un amanecer amarillo.

¿Preocupaciones?

Preocupaciones

¿Pero dónde está el orificio
por donde entraron agoreras,
futureando desgracias o vociferando penas?

¿Dónde se encuentran los cerrojos
que clausuran ventanas,
puertas, sotanos o almenas?

Que no, que no quieras anticipar mañana,
que con hoy basta,
que mañana no pasa,
que el presente te mira a la cara
y adelantarse no conduce a nada.

Vive hoy con intensidad apretada



¿Qué tipo de gente te gusta?

Gente

Y no es fácil sacarle brillo a un día normal,
pero los ves con esa sonrisa asomando por los poros de la piel,
con gestos que mecen, con miradas llenas de miel...
¡y yo le pedí a la vida, que me dé alma hasta el final!


¿Dónde gestiona el entusiasmo?

Entusiasmo


¿Dónde se gestiona el entusiasmo?
¿Y de dónde vino?
¿Y qué se llevó por delante
cuando estuvo activo?

¿Dónde se gestiona el entusiasmo?
Lo vi brillando delante de mi,
en ojos, en bríos, en gente
de verás lo ví.

¿Dónde se gestiona el entusiasmo?
Le oí respirar,
jadeante, pero sin angustia
Le ví mirar,
intensamente, queriendo abarcar
Le observé hacer
y le ví conseguir.
Le sentí vibrar,
y me quise contagiar.