Bailar...




La magia de aprender a bailar con la vida. 
Cada día tiene su propia música, sólo hay que estar atento 
para percibir los compases y moverse a su ritmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario