¿Ser apasionado?

 
Algunas veces he pensado que nacer apasionado es una gran suerte, otras lo lamento cuando veo que no todos vibran con la misma intensidad por asuntos en los que te va la vida. Y es que la vida es tan diferente para cada uno... y cada uno somos tan selectivos a la hora de invertir esfuerzos.

Cuando se enciende la ilusión por dentro, sólo se ve la meta y es curioso, porque nos hace ciegos ante las dificultades. ¡Que modos tan distintos de vivir los problemas, de mirar de frente a las penas!

Es verdad que si la savia de la persona es apasionada, cuando se sufre el sonido tiene mayor intensidad, pero la música que suena cuando lo que toca vivir es una alegría es como una orquesta dentro del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario