Inocencia


 

Una hermosa y pequeña niña de pocos años, iba y venia solita del colegio todos los días, cualquiera que fuese el tiempo, pues la distancia entre su casa y el colegio, no era muy grande. Pero un día, aquella mañana se levantó un fuerte vendaval y el viento azotaba tan fuertemente y que los peatones había veces que tenían que agarrarse a los árboles del paseo, las nubes amenazaban también con una fuerte tormenta. Pero la pequeña seguía su camino rumbo a su casa desde la escuela.
A lo largo del día el viento fue aumentando, y se fue formando una tempestad, con muchos rayos y truenos... La madre pensaba que su hijita podría sentir miedo al volver del colegio tan sola como estaba, en medio del temporal, ya que ella misma estaba bastante asustada...Por lo que decidió salir a buscarla.
Desde el coche miraba con ansiedad, pero el agua que caía y los limpiaparabrisas del coche le impedían ver con claridad, pero un poco más tarde a distancia, avistó enseguida a la pequeña. Otro y otro trueno, cayó previamente acompañados cada uno de un de su relámpago. Los relámpagos estaban continuamente cayendo e iluminaban el trayecto.
La madre observó a la pequeña y vio que no se asustaba de los truenos y que cuando caía un relámpago, ella siempre miraba hacia el cielo y sonreía. Finalmente la niña subió al coche de su madre e inmediatamente, la madre curiosa le preguntó a su hija: ¿Puedes decirme qué estabas haciendo, tesoro? Y la pequeña respondió: Estaba sonriendo mami, Dios no paraba de sacar fotos mías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario