Carta a Beatriz



Querida Beatriz


Querida Beatriz o cualquiera que sea tu nombre:
Hace unos días todos los medios hablaban de ti y hoy son pocos los que te recuerdan. Has sido realmente mediática y me gustaría que volvieras a serlo. Me quiero meter en tu piel y supongo tus dudas, tus miedos... antes de dar a luz, con tanta gente opinando de ti en el mundo entero. ¿Tendrán razón? ¿estará en peligro mi vida si sigo hasta el final? ¿Será cierto que es un bebé lo que espero? ¿Morirá pronto o nacerá muerto, informe...?

Leo hoy: "la ministra relató que fue "muy impresionante" el momento en que "Beatriz" y su madre, por insistencia de esta última, vieron a la bebé, pese a que la joven dijo desde un principio que no quería hacerlo". Seguramente te sentías madre y quisiste ver a ese hijo, que viviría sólo cinco horas. Su intensa vida, concentrada en 300 minutos, mereció ser vivida por ambos. Podrás recordar su mirada y sus gestos, y estoy segura, habrás sentido la pena de su partida.

Si el bebé pudiese hablarte Beatriz te daría las gracias por haber protegido su dignidad. He podido morir como un humano, lo que mi propia enfermedad me ha dejado. No he sufrido, mi muerte ha sido serena. Y tu Beatriz ahora podrás llorar mi ausencia. Tendrás un duelo, pero sin dudas. Mi presencia te las ha resuelto.

4 comentarios:

  1. Me parece una entrada preciosa que me ha conmovido, estoy de acuerdo totalmente en que el niño le daría las gracias a su mamá por dejarle irse cuando le tocaba dignamente, viendo antes a su mamá. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, lo escribí con el alma

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito recordatorio de las dos personas, la madre y su bebé. Al final, la vida surgió entre la muerte y aunque fueron pocas las horas de vida de la pequeña, fueron horas de vida de una hija con su madre y eso, es la verdadera vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, es animante ver que somos muchos los que estamos a favor de la vida

    ResponderEliminar